• Home
  • Encuestas
  • Porqué se equivocan… o mienten las encuestas?

Porqué se equivocan… o mienten las encuestas?

Es de público conocimiento entre el uruguayo común, que las encuestas, a la hora de prever resultados electorales, tratan de crear opinión con sus vaticinios.

El trabajador oriental de clase media o baja sabe que un tiempo prudencial (de a veces años de antelación) antes de los comicios en cuestión, las encuestadoras comienzan su tarea de manera delicada, tratando de publicar datos estadísticos que “inflen” o “desinflen” la figura de un partido político o de un candidato.

No es  que se crea que no son objetivos (la mayoría) con sus datos, sino que sus intervenciones se mueven, si lo graficáramos, como se mueve la onda de frecuencia con respecto a la recta del centro, o sea la objetividad absoluta. A veces coincide, a veces está o más arriba o más abajo.

Todo ello se salpica de vez en cuando con frecuencia distinta, con datos sobre la simpatía o apatía que los uruguayos sienten sobre  tal o cual gestión. Esto es claramente apelar a aprovechar la tendencia que tiene un bebé que si ve llorar o reírse a  otro bebé o varios, también va a terminar llorando o riéndose.

Es esto entonces una forma de crear opinión a partir de datos cuestionables, que sirven un fin y son parte de un aparato de propaganda que se compone de encuestadoras, canales de TV, diarios, sitios web, etc. tratando de que al menos estas afirmaciones se conviertan en noticia.

Pero acá en Uruguay la gente que manda con su voto, no se “come la pastilla” (gracias Kesman) hace  ya tiempo. Le alcanzó ya desde hace años, saber de que color era la bandera que los apadrinó para determinar su opinión al servicio de tal o cual causa, o al menos del dinero que puedan ganar haciendo al fin y al cabo uso de la “opinología”.

En la últimas elecciones nacionales quedó bien demostrado. Los únicos datos que se ajustaron a realidad fueron muy sobre el final (cuando ya el efecto de presión no surte tanto efecto) y/o sobre datos que hasta un niño sabía, como el porcentaje de votos que podría alcanzar el partido Independiente o la diferencia de votos entre Blancos y Colorados… pero al brindar los datos que dolían, se les salió la cadena… y muchos quedaron pegados…

En la reciente elección de los Estados Unidos, se creó un clima que el uruguayo conoce hace décadas.

La opinión de los medios y las encuestadoras, al servicio de la ex Primera Dama de los Estados Unidos. no hicieron más que intentar crear opinión y presionar sobre la población, asumiéndola como intelectualmente vulnerable, muy influenciable  y “ya que estamos” y el voto no es obligatorio…

Pan comido dijeron.

MIA109. SUNRISE, FL (EEUU), 10/08/16.- El candidato republicano a la Presidencia de EE.UU., Donald Trump, habla sobre refugiados e inmigración hoy, miércoles 10 de agosto de 2016, durante un evento de campaña en Sunrise, al oeste de Fort Lauderdale (Florida, EEUU). Trump, afirmó que el mandatario Barack Obama es el "fundador" del grupo yihadista Estado Islámico (EI)" y la aspirante demócrata, Hillary Clinton, la "cofundadora". "EI rinde respeto al presidente Obama. Obama es el fundador de EI y diría que Hillary Clinton es la cofundadora", afirmó Trump, ante los gritos de sus seguidores "Encerrarla" dirigidos a la política demócrata. EFE/CRISTOBAL HERRERA

Les fue igual que a las empresas de este rubro uruguayas, quienes son sus discípulas.

Aunque el sociólogo Grigori Yudin plantea un punto de vista muy interesante en una entrevista exclusiva para la cadena RT.

Según Yudin, la victoria del candidato republicano Donald Trump en las presidenciales estadounidenses ha invalidado todos los pronósticos, que apuntaban que la próxima presidenta sería la demócrata Hillary Clinton.

Las encuestas en las que se basaron estos pronósticos no tuvieron en cuenta el gran número de partidarios del magnate inmobiliario, opina el sociólogo ruso Grigori Yudin.

“Las encuestas de opinión pública tienen un grave defecto: solo se puede encuestar a aquellos que quieren responder, y los seguidores de Trump no entran en esta categoría. Son personas que desde siempre o durante mucho tiempo quedaron al margen de las elecciones o de la política en general. No confían en el sistema, la política ni las élites existentes y asocian las encuestas con este sistema, por lo que no quieren responder”, explicó el experto.

Según Yudin, esta parte del electorado no habría votado si no hubiera visto en Trump a una persona capaz de cambiar, volcar y romper el sistema existente.

Y las encuestas fracasaron en su intento de reflejar la opinión de esta categoría de personas, centrándose en otras que se sienten más cómodas en las circunstancias actuales.

Los partidarios de Trump se sintieron cohibidos

El sociólogo recordó que la campaña de Clinton se apoyó en la táctica de demonizar a Trump y a sus seguidores. La amenaza representada por Trump debía movilizar al electorado.

Y en las últimas tres semanas esta tendencia llegó a adoptar formas increíbles. Clinton acusó directamentedescarga-5 a Trump de actuar según los intereses de un país hostil (Rusia), prácticamente calificándolo de traidor, y “trataron de hacer pasar por personas anormales” a los partidarios del republicano.

“Ante tal presión pública, los partidarios de Trump se sentían cohibidos a la hora de declarar sus actitudes políticas en las encuestas”, precisó Yudin.

Al mismo tiempo la expectativa de una victoria fácil tuvo un efecto desmovilizador en los partidarios de Clinton. Las encuestas crearon la sensación de que la demócrata contaba con una mayoría abrumadora, aunque se conocía que ambos contaban con ‘antirankings’ significativos.

“Muchos de los que tenían la intención de votar por Clinton como un mal menor decidieron que ganaría de todos modos y perdieron toda motivación de ir a las urnas”, anadió el sociólogo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

1388total visits,1visits today



Deja un comentario

twelve − eight =